28/8/14

Cuando hayas perdido todo, la esperanza será lo único que te ayudará...


Título: Hetty: Una historia real
Autor: Hetty Verolme
Editorial: Almuzara (Urano)
Páginas: 253
Disponible en México
1943, Amsterdam. Hetty Verolme solo tiene doce años cuando los nazis la deportan, junto con su familia, al campo de concentración de Bergen-Belsen, el mismo donde falleció Ana Frank. Pero Hetty no pierde el ánimo, y se erige en todo un símbolo para los niños del campo, recordándoles que la vida, incluso en medio del horro, sigue siendo bella.
Opinión...

Cuando estaba en la secundaria, recuerdo que me obligaron a leer El diario de Ana Frank y honestamente no recuerdo mucho de la historia, porque en ese tiempo no me gustaba leer, y menos cuando era algo obligatorio por la escuela, ya más grande empecé a leer sobre el holocausto nazi, y me gustaba, porque las historias que recuerdo siempre te mostraba la naturaleza humana de una manera CRUDA, por ejemplo, lo que pasa cuando a una persona se le da un exceso de poder, o como la esperanza hacia que lucharán por sobrevivir a tremenda situación.

En cuanto vi este libro en las novedades de Urano, supe que lo necesitaba, y no me equivoqué, Hetty es una chica judía que con tan solo 12 años es enviada al campo de concentración Bergen-Belsen, junto a sus dos hermanos y sus papás, la barraca donde se encuentran no está tan mal, la comida es misera, pero al menos comen algo, tienen un catre donde dormir, y sus padres tienen un trabajo que no es tan matado como muchos otros, pero las cosas duran muy poco, porque conforme empieza a avanzar el régimen nazi, empieza a llegar más y más gente, y las condiciones de vida cada vez son más deplorables.

"La mujer no parecía avergonzada de que la viésemos desnuda, y nosotros no tardamos en aceptar que nuestras propias inhibiciones ya no serían tenidas en cuenta en adelante. Aunque no nos percatamos en aquel momento, ese encuentro marcó el comienzo de la degradación de valores que experimentamos durante los años que pasamos en Belsen."
Página 44  
Pero aún así la familia se ha mantenido unida y eso ya es mucho decir, pero las cosas empiezan a cambiar y empiezan a trasladar a personas a otros campos o los llevan a las dichosas caminatas de la muerte, así es como los papás de Hetty son alejados de sus hijos y llevados a otros lugares, pero nadie sabe si esos "otros lugares" son en realidad una muerte segura, conforme unos se van, otras personas llegan y muchos, con historias escalofriantes de lo que nazis le están haciendo a judíos.
A las siete y media aproximadamente nos dijeron que no había recuento. Esa era una buena noticia, pero también podía ser mala. Cuando no había recuento, normalmente nos aguardaba algo más siniestro.

Página 87
Cuando Hetty es alejada de sus padres, ella se tiene que hacer responsable de sus hermanos menores, pero no solo ella perdió a su mamá ese día, otros 40 niños corren la misma situación y Hetty asume la responsabilidad de cuidar a todos esos niños y mantenerlos sanos, pero no lo hará sola, pues al poco tiempo una prisionera la ayuda en esta ardua tarea.
Transcurrió un día tras otro y nos acostumbramos a la rutina. Aquellos a los que se les había encomendado alguna tarea la llevaban a cabo sin necesidad de que se les supervisase, y teníamos comida de sobra. La búsqueda constante de comida desapareció. Los niños aceptaron que no podían estar con sus madres y me habían adoptado a mí como sustituta. Siempre que ocurría algún percance, acudían a mí en busca de consuelo. Siempre que surgía algún problema, era yo la que tenía que resolverlo. Confiaban en mí incondicionalmente, e hice todo lo que puede para no defraudarles. 
Página 121
La historia de Hetty es maravillosa, nos da un acercamiento a la naturaleza noble de los niños y te hace reflexionar sobre los actos viles que llegamos a cometer los adultos en nombre de una creencia religiosa o política o simplemente para sobrevivir, es un libro que recomiendo, pues su lectura es amena y en ningún momento se vuelve aburrido, hay ciertos momentos en que te puedes confundir, pues sientes que pasaron días o meses y en realidad solo fueron diferentes horas, por lo demás, se puede sentir el dolor con que Hetty recuerda todos estos hechos, y la fortaleza con que los asumió, nunca perdió la esperanza de volver a tener junta a su familia. 

Como dato, Hetty estuvo en el mismo campo de concentración que Ana Frank, y ambas enfermaron de tifus, pero Hetty logró sobrevivir a la llegada del ejercito Inglés. 
Sobre la escritora:

Hetty Verolme nació en Bélgica en 1930. En 1931 su familia se trasladó a Amsterdam, pero su mundo cambió para siempre cuando la II Guerra Mundial estalló en 1939 y los alemanes ocuparon los Países Bajos en mayo de 1940. En 1943 Hetty y su familia fueron enviados al campo de concentración nazi Bergen-Belsen, experiencia que más tarde recogería en su obra literaria. Después de sobrevivir a la guerrra y de trabajar durante un tiempo en el sector textil, en 1954 emigró a Australia. Desempeño muchos oficios, desde camarera a conductora de autobús, de vendedora de puerta a agente inmobiliario. Finalmente se estableció como una exitosa impulsora de centros comerciales y grandes superficies. En 1972, Hetty fue distinguida con el Most Successful Migrant Award, y en 1977 fue nombrada miembro del Consejo Australiano de Asuntos Étnicos. Durante años ha participado activamente en una amplia gama de organizaciones comunitarias y con fines caritativos.


Otro libro de la escritora: 

Calificación:

Gracias a Urano y Almuzara por el ejemplar

3 Susurros:

X dijo...

todavía no he leído el diario de Ana Frank,, no he tenido esa gran oportunidad de leer un gran libro!!!

Ni Ramírez dijo...

Se ve que es una gran historia pero no creo tener el valor suficiente para leerla.
Abrazote.

Silmeriel dijo...

Se ve bastante fuerte el tema de la historia, yo aun no he leído Ana Frank así que leeré primero Ana y lo mas probable que le de una oportunidad a este también. Gracias por la reseña!! Besos