14/3/14

Cuando el mundo llegó a su fin, para sobrevivir tuvieron que bajar a los túneles... (Reseña)


En el mundo de Trébol, un enclave subterráneo, los habitantes se ganan derecho a tener un nombre sólo si sobreviven hasta los 15 años. En ese momento, cada joven debe unirse a uno de los tres grupos: Criadores, Constructores o Cazadores.

Trébol se ha convertido en Cazadora y, como tal, tiene una misión: aventurarse en los peligrosos túneles que rodean el enclave y conseguir comida para el grupo, enfrentándose para ello a unos feroces monstruos llamados Engendros.

Pero todo está a punto de cambiar para siempre. Por un lado, Trébol conocerá a Van, un joven Cazador indisciplinado, misterioso y mortal con los cuchillos. Por otro, los Engendros comenzarán a dar muestras de una escalofriante inteligencia a la que los ancianos gobernantes del enclave harán caso omiso.

La balanza en la lucha por la supervivencia dará un vuelco y Trébol descubrirá los intrincados secretos que aguardan fuera del enclave.

Descripción:

Nadie sabe a ciencia cierta el porqué, pero después de una catástrofe, el mundo sufrió un cambio y la naturaleza se volvió hostil para cualquier ser viviente (podrías morir con los rayos del sol, la lluvia, y demás fenómenos naturales), los sobrevivientes fueron las personas que lograron refugiarse en túneles, han pasado décadas y ahora las personas viven en "Enclaves", pero no son los únicos, también existen los engendros, unos seres muy similares a los zombis.

La niña número 15 ha cumplido la edad suficiente para recibir un nombre, así que es llevada al lugar de la ceremonia, la colocan en el centro y ponen a su alrededor una ofrenda -cosas de la antigüedad-, un anciano le practica seis cortes con una navaja (3 en el derecho y 3 en el izquierdo), el objeto donde caiga la primer gota de sangre, será el que determinará el nombre que llevará de por vida, así es como nace Trébol.

Trébol desde que tiene uso de razón ha soñado con ser una cazadora, y con mucha disciplina, entrenamiento y fuerza de voluntad lo ha logrado, pero todo pende de una cuerda floja cuando le asignan como compañero a Van, un chico que no es del todo confiable, pues su último compañero murió de una manera misteriosa, él siempre se ha mantenido al margen y pocas veces interactúa con otras personas del enclave, pero todo tiene un porqué y Van parece ser el otro lado de la moneda.

Nada es lo que parece y Trébol se está dando cuenta, hay secretos que es mejor no descubrir, porque todo está en juego...

"Allí no estábamos dispuestos a dar crédito a la verdad, si es que esa verdad iba contra nuestra experiencia..."
Página 111


Yo tal vez te lo recomiendo porque...

Debo de admitir que me siento decepcionada, el libro empezó tan bien, gente viviendo en los túneles del metro, engendros, un apocalipsis por descubrir, intrigas que resolver en el Enclave, todo eso sonaba tan maravilloso, lo empecé con emoción, pues eso de vivir en túneles después de una catástrofe me parecía algo muy creíble, recuerdo una vez debatía con mi padre sobre ¿Qué hacer en caso de una emergencia?, llámese ataque de bombas nucleares, etc, y él me decía que tendría más posibilidades de sobrevivir si me metía en el metro, pues los túneles son muy seguros hasta para terremotos (excepto la línea 12, ese no xD), y cuando llegó este libro a mis manos fue como una gran revelación (?), pero como dijo Jack el destripador, vayamos por partes...

Primero: Trébol, nuestra protagonista, es una maquina para matar, se le ha criado como tal y por eso no sabe otra cosa más que pensar en sobrevivir, lo que es lógico, teniendo en cuenta que debe de salir a los túneles a buscar comida para todos y de paso matar uno que otro engendro, pero cuando la pobre chica empieza a "sentir", con esto me refiero a emociones que todo ser humano experimenta al menos una vez en su vida, y las feromonas la atacan, ella queda desarmada, y recurre a lo mejor que sabe hacer, actuar fríamente, lo que la hace una protagonista buena, pues no anda de bobalicona, pero ¡oh sorpresa!, también puede ser malo, pues causa uno que otro conflicto y llega a desesperarte por ser muy terca y voluble.

Segundo: El misterioso Van, es un chico que tiene un pasado que nadie conoce, es reservado y siempre se mantiene al margen, lo que lo hace un extraño en el enclave, pero a diferencia de todos los que viven allí, el conoció por muy poco tiempo la superficie, y sabe que todo lo que en el Enclave pasa no es tan bueno como parece.

Tercero: El enclave, tenía más que exprimir a esa pequeña comunidad, más cosas que explicar, más personajes que tenían potencial pero que dejó olvidados, para mi gusto se deshizo demasiado rápido de muchos personajes y lugares :(

En este primer libro no sabrás a ciencia cierta qué fue lo que acabó con la humanidad, te dará vestigios pero no profundiza en el tema, en realidad no profundiza en ningún tema -lo que me desquició-, siento que quiso abarcar todo y al final solo dejó moronas por todo el camino que recorre Trébol para que los engendros la atrapen (?), espero -y rezó a las bendecidas- para que en la segunda parte de conclusión a algunos temas, Dimkaa me dijo que mi frustración por su forma de dejar inconclusas las cosas se soluciona leyendo Endurace, así que espero leerlo algún día para sacar esta espinita de mi negro corazón.

Una última cuestión, sinceramente creo que si la historia hubiera tenido dos o varios narradores, todo hubiera sido miel sobre hojuelas.

P.D. Aquí encontrarán un "T love", así lo describió la escritora, que es lo que la mayoría diríamos que es un triángulo amoroso.

Ficha:

Enclave (Razorland #1)

Ann Aguirre

Editorial: Océano (Gran Travesía)

Pág: 312

Costo: $235
Otras portadas:


Booktrailer:



Libros de la saga:

  • Foundation (Razorland #0.5)
  • Enclave (Razorland #1)
  • Endurance (Razorland #1.5) 
  • Refugio (Razorland #2) 
  • Restoration (Razorland #2.5)
  • Horda (Razorland #3)
Sobre la escritora:
Ann Aguirre es licenciada en Literatura Inglesa. Antes de dedicarse a escribir de tiempo completo, fue payaso, vendedora, actriz de doblaje y salvadora de gatos abandonados, aunque no necesariamente en ese orden. Creció en una casa amarilla cerca de un campo de maíz. Ahora vive en México con su marido, dos hijos, dos gatos y un perro muy holgazán. Le gustan los libros, la música emo, las películas de acción y Dr. Who. Enclave es su primera novela juvenil, y el inicio de la oscura y emocionante trilogía del mismo nombre. Ha sido publicada en más de nueve países y galardonada con el Premio RITA a la mejor novela romántica juvenil en 2012. 
Otros libros de la escritora: 




Calificación:

3/5

5 Susurros:

LauNeluc dijo...

No me llama demasiado..

Alexis Read dijo...

Creo que yo le di 3.5, y bueno, yo también creo que al ser una trilogía (y todavía con historias cortas) no era factible que nos diera el golpe de información en el primer libro, no solo porque nos abrumaría, sino porque tiene todavía mucho que dar en las dos siguientes partes. Lo que sí me hizo falta es saber más de un par de personajes del Enclave, y es probable que ya no suceda por *ya sabes qué*. A ver qué sucede en los demás.
Saludos.

Dunkel Engel dijo...

Siento que debía de enfocarse sólo en el Enclave en este primer libro, y que el último capítulo fuera donde salen :|

Alexis Read dijo...

Eso también hubiera estado muy bien. Pero pues ya no se puede :/

Anónimo dijo...

Acabo determinar de leer la trilogia, nose porque pero me aventure por este tipo de distopias. De todas maneras la autora aclara a traves de los dos libros restantes todo lo que ocurrió en la superficie y porque se crearon los enclaves. Es una buena trilogia para pasar el rato. Tiene acción, secretos, intrigas, romance juvenil y vueltas de argumento que me dejaron soprendido. Como todo no es perfecto hay cosas que no me agradaron mucho pero de todas maneras Lo recomiendo.-